Adicciones emocionales

¿Qué son las adicciones emocionales?

Las personas que tienen adicciones emocionales y afectivas se caracterizan mayormente por anteponer las necesidades del otro en todos los aspectos, incluyéndose a sí mismo, el trabajo, e incluso la totalidad de su vida. Estas personas suelen sentirse ansiosos e incluso deprimidos cuando son incapaces de complacer a su pareja, o al objeto de su afecto, en cualquier cosa. Con el paso del tiempo, esto causa que la persona vaya dejando de lado sus aficiones, hobbies, y actividades favoritas, para hacer todo lo que le guste a la otra persona; se convierten en una especie de sombra.

Adicciones afectivas y emocionales

Los adictos emocionales suelen tener relaciones tóxicas, las cuales son sumamente inestables, destructivas, pero mayormente se caracterizan por un desequilibrio notorio. El adicto se somete, idealiza y magnifica al otro, creyendo que nada de lo que hace está mal, y justificando todo. Esta actitud puede causar grandes daños en la autoestima de la persona, así como también en su salud física y mental. Sin importar lo mal que se puedan sentir, se sienten incapaces de vivir sin la otra persona, y suelen sentir temor de pedir alguna clase de cambio, por miedo al abandono.

Características comunes de las personas adictas emocionalmente

Las personas que padecen esta clase de adicción suelen tener una necesidad excesiva de afecto, y de ser queridos a como dé lugar. Cabe destacar que la adicción no se limita a una única pareja; el adicto, en su mayoría, mostrará estos síntomas de dependencia emocional en todas las relaciones que tenga.

Una de las cosas que más caracteriza las adicciones emocionales son los celos. Los celos vienen dados, en gran parte, gracias a la baja autoestima que se tiene, ya que la persona es sumamente insegura de sí misma, y piensa que la otra persona posee múltiples razones para abandonarla.

Codependencia emocional

Dentro de las adicciones emocionales podemos destacar la diferencia entre dependencia, y codependencia emocional. La dependencia emocional consiste en sentir que se necesita a la otra persona, así como se necesita el aire o el agua para vivir. Tomando esto en cuenta, se puede decir que la dependencia va más allá del mero deseo de estar al lado de alguien; la dependencia emocional establece que necesitamos a la otra persona para sentirnos bien; la otra persona es la condición necesaria para nuestro bienestar.

Existen casos en los que solo una persona de la pareja es dependiente, pero hay casos en los que ambas personas son dependientes, aunque de forma distinta cada una, esto es lo que podemos denominar como codependencia emocional. En una relación de codependencia, hay una persona cuya felicidad depende completamente de que la otra persona esté a su lado; por otra parte, la otra persona también es dependiente, pero de la dependencia de su pareja.

El concepto de codependencia en muchos casos se puede confundir con el de altruismo, ya que una persona que es codependiente necesita proteger, cuidar, ayudar y preocuparse por el bienestar de su pareja. Aunque al leer esto nos pueda parecer que no tiene nada de malo querer hacer cosas buenas por tu pareja, lo cierto es que el problema se esconde en las intenciones con las que se hace, ya que estas acciones no se realizan porque sale del corazón hacerlo, sino porque se disfruta que la otra persona sea dependiente.

Causas de las adicciones emocionales

Las causas de las adicciones emocionales pueden variar, aunque la mayoría de los expertos concuerdan con que éstas se deben a eventos sucedidos en el transcurso de la infancia. Uno de los eventos que más afectan en el crecimiento de una persona es cuando en el transcurso de la infancia, hay falta de afecto notoria hacia el niño por parte de los adultos que lo rodean; los que se supone que deberían apoyarlo y estar. Otro factor que causa dependencia emocional es la baja autoestima; las personas adictas emocionales refuerzan su autoestima conforme al entorno, es decir, si las personas a su alrededor refuerza su autoestima, ésta aumentará, pero si no lo hacen, la autoestima se deteriora.

La última causa que queremos destacar, es que los dependientes emocionales suelen tener una visión errónea de lo que deberían ser las relaciones. Los adictos emocionales tienen la creencia de que el amor significa desear estar en todo momento juntos o que los intereses personales, objetivos y valores deben ser iguales que los de la otra persona, así como también que se debe estar siempre de acuerdo en todos los aspectos vitales.

Tratamiento para superar una adicción emocional.

Si creemos que tenemos un problema de este tipo, hay distintas cosas que podemos hacer para empezar a superar una adicción emocional. Lo primero que debemos hacer es ser honestos con nosotros mismos; auto examinarnos y aceptar que tenemos un problema. No podemos temer a lo desconocido; gran parte del problema de los adictos emocionales es que le temen a la incertidumbre de estar solos, pero muchas veces hace falta un tiempo a solas para concentrarnos en nosotros mismos, lo que queremos y necesitamos.

Uno de los mejores consejos que se le puede dar a una persona que es dependiente emocional, es que trate de relacionarse con otras personas; no se puede permitir que todo su mundo se base en solo una persona. Sin embargo, lo más importante que podemos decir, es que se debe ser valiente, y tener la fortaleza para no volver atrás. Se debe aceptar que en algunos casos, un cambio es lo mejor.