Adicción al café, como saber si Eres adicto al café

5 (100%) 1 vote

Adiccion al cafe y sus propiedades negativas

Adictos al café

Una buena taza de café caliente, café con crema o leche espumosa por la mañana,  ese aroma rico, el sabor ligeramente dulce y sin embargo amargo, nos llama a estar activos. Pero si eres una persona que no puede pasar un día sin tomar una taza de café, existe la posibilidad de que seas adicto al café, incluso adicto al café con leche y sus variantes.

Ahora bien, el café no es necesariamente inapropiado si se consume moderadamente, el problema surge cuando nace la adicción,  ya que puede provocar problemas para dormir, palpitaciones cardíacas y nerviosismo, en este caso ser adicto al café es malo y perjudicial.

¿Cómo sabemos si somos adictos al café?

¿Cuando sabemos si estamos entrando en esta etapa de la adicción a la cafeína en nuestras vidas?, se detecta si comenzamos a padecer de alguna de estas situaciones que enumeramos a continuación:

1. Sientes dolor de cabeza si no tomas una taza.

Si eres un  habitual bebedor de café y alguna vez se te ha olvidado tomar una taza de café matutino, podrás sentir un ligero dolor de cabeza, esto podría ser un síntoma  de una persona adicta al cafe.

Dolores de cabeza por no haber tomado por la mañana una taza de café son un claro indicador, de que cuando detienes el consumo diario de cafeína se producen cambios en el flujo sanguíneo cerebral, es decir, la cafeína retrasa el flujo sanguíneo a tu cerebro.

2. Te siente de mal humor antes o después de tu dosis diaria de café

Si te sientes malhumorado o en letargo antes de tomarte una buena taza de café, es porque la cafeína estimula los receptores de dopamina, que es sencillamente tu centro de placer en el cerebro, al igual que la adrenalina, que nos hace sentir bien.

Sin café, nuestro cuerpo dependerá entonces de sí mismo para regular su estado de ánimo, por lo que surgen los sentimientos de malhumor o de letargo, en nosotros ya que hace falta ese estímulo, provocando tu adicción.

3. Pierdes la concentración sin tu café

Cuando no consigues concentrarte sin tu dosis de café, es otro signo de que tu estas siendo dependiente de la cafeína. Esto se debe a la relación con la capacidad de la cafeína para aumentar la adrenalina. La cual es la que nos  ayuda a mantenernos alerta y concentrados, por lo que si estamos acostumbrados a ese impulso, cuando no ingerimos café podemos sentir que tenemos falta de concentración.

4. Necesitas más y más café para el mismo efecto.

Si normalmente consumían una taza de café para mantenerte despierto y ahora tomas cinco para conseguir este efecto, estas claramente encausado a estar en la adicción al café con este síntoma, que manifiestas.

En este sentido  es tu cuerpo está construyendo una tolerancia a los efectos de la cafeína. Aquí es donde mucha gente se queda en la adicción al café, debido a que no moderan el consumo.

5. No soportas la idea de dejar el café

Si se te hace imposible poder imaginar un mundo sin café, es probable que dependa más del café de lo que tú pensabas. Para reducir el consumo, e ir saliendo de la adicción los expertos sugieren hacerlo lentamente, no de golpe, para no conmocionar el cuerpo.

Estos son los síntomas que deberás tener en cuenta si aún no eres un adicto al café, si mantienes un consumo moderado siempre podrás mantenerte al margen.

¿Como saber si tu  cerebro tiene adicción a la cafeína?

El uso regular de cafeína altera la composición química de tu cerebro, llevando a fatiga, dolores de cabeza y náuseas si usted trata de dejar del café. Es por ello que ser adicto al café es malo, ya que genera un descontrol cuando deseamos dejarlo como cualquier otra droga.

Dentro de las 24 horas de haber dejado de consumir cafeína, comienzan los síntomas de abstinencia.

Inicialmente, son sutiles, lo primero que notas es que te sientes mentalmente nublado, tus músculos están fatigados, incluso cuando no has hecho nada forzado, además te encuentras malhumorado.

Con el tiempo, un inconfundible dolor de cabeza palpitante se instala, lo que dificulta la concentración en cualquier cosa.

¿Qué es la adicción al café?

Como muchas otras drogas, la cafeína resulta ser químicamente adictiva, la adicción al café se da cuando tu cerebro se acostumbra a esta sustancia para mantenerse alerta en todo momento. Este hecho se hace notorio cuando deseamos dejar de consumirla.

Esto no es abstinencia de una sustancia ilícita como otras drogas sintéticas, tabaco o incluso alcohol. Estamos hablando de dejar la cafeína, una sustancia que se consume tan ampliamente en todo el mundo, olvidando a menudo que es una droga, la más  psicoactiva y popular del mundo.

¿Por qué, exactamente, la cafeína es adictiva?

La Adicción que provoca la cafeína se  debe a la manera en que la droga afecta al cerebro humano, produciendo la sensación de alerta y estimulación que los tomadores de café desean en todo momento.

Poco después de tomar algún producto  que contenga cafeína, ésta es absorbida a través del intestino delgado y se disuelve en el torrente sanguíneo.

Debido a que el químico es soluble tanto en agua como en grasa,  es capaz de penetrar la barrera hematoencefálica y llegar fácilmente en el cerebro.

La cafeína como estimulante acelera la adicción

La cafeína no es técnicamente un estimulante por sí sola, sino un activador estimulante, una sustancia que permite que nuestros estimulantes naturales se potencien.

Las personas que se aprovechan de esta estimulación diariamente para mantenerse activos, provocan que el cerebro cambie su estructura y esté dispuesto a recibir este tipo de sustancia a diario para poder recibir su recompensa.

Es por ello que dejar de consumir café de forma abrupta, crea alarmas en nuestro cerebro provocando que esta abstinencia se transforme en un bumerán que viene en contra del tomador habitual de café. Desencadenando efectos perversos las primeras 24 horas de dejar de consumir la cafeína. Esto ocurre principalmente porque el cerebro acostumbrado a recibir su dosis diaria se ha visto interrumpido este proceso.

Lo normal y más recomendable es ir dejando de tomar café paulatinamente, para de esta forma ir reduciendo los ataques de ansiedad y el cuerpo se acostumbre a no tener que depender de esta sustancia en lo sucesivo.

Suena ridículo pensar que el café cause tantos estragos por el hecho de querer dejar depender de él, pero esta droga resulta ser tan adictiva como cualquier otra sintética que exista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies