Adicciones a las nuevas tecnologías

Adicción a las nuevas tecnologías definición

¿Qué son las adicciones a las tecnologías?

Decir que las nuevas tecnologías son malas es falso, con lo que hay que tener cuidado es con el uso abusivo de las mismas, ya que se ha demostrado que se puede producir una adicción, que puede resultar en actitudes malas, tanto para el desenvolvimiento social de la persona, como para el desarrollo de las habilidades sociales. El ver á jóvenes adictos a las nuevas tecnologías es más usual que ver adultos que padezcan de lo mismo, ya que las personas jóvenes son más vulnerables a estímulos externos, ya que se encuentran en pleno proceso de formación de la personalidad adulta y porque, para los adolescentes de hoy en día, el mundo virtual es tan importante como el mundo real.

Adolescentes adictos a las nuevas tecnologías

Los adolescentes adictos a las nuevas tecnologías suelen tener problemas para comunicarse con otras personas de manera adecuada, debido al tiempo que invierten en línea; esta adicción puede derivar en depresiones severas a pesar de la corta edad, y fomentar cada vez más la baja autoestima, sobre todo cuando se reciben comentarios o interacciones negativas.

La adicción a las nuevas tecnologías por parte de adolescentes y jóvenes, a pesar de que aún no está considerado científicamente como una patología, diversos expertos en la materia consideran que esto es algo real, y que puede llegar a poner en riesgo la estabilidad psicológica de la persona.

Gran parte de los riesgos que corre el padecer de esta adicción, es que la mayoría de las personas que la tienen, sufren de baja autoestima, por lo que en muchos casos viven una vida en línea que no es la suya propia, con el fin de escapar de la rutina normal. Es bien sabido que la adolescencia es la etapa más vulnerable de la vida; en esta se presentan diversos cambios a nivel físico y psicológico, por lo que la persona está más susceptible a influencias externas que busquen hacerlo sentir mejor consigo mismo.

Los más pequeños también están expuestos

A pesar de suceder en una menor proporción, también hay niños adictos a las nuevas tecnologías. En la actualidad es mucho más normal ver a un niño con un teléfono o una tablet en la mano, que con un auto de juguete. Cabe destacar que esto no es algo malo, sin embargo, hay muchos padres que utilizan los medios electrónicos como un pacificador para los niños, haciendo que estos poco a poco se aíslen cada vez más del mundo que los rodea. Esta clase de actitud tiene como consecuencia que los niños se formen sin habilidades sociales competentes, e incluso se presta para que adquieran actitudes malcriadas ante la imposibilidad de tener uno de estos artefactos cerca.

Tomando lo anteriormente expuesto en consideración, existen diversos servicios de prevención para las adicciones a las nuevas tecnologías, gran parte de estos se encuentra en línea, y pueden proveer a las personas de numerosos consejos con el fin de saber utilizar la tecnología de forma saludable y adecuada.

Tipos de adicciones a las nuevas tecnologías

Existen numerosos tipos de adicciones que se pueden relacionar con la tecnología y su uso en exceso, sin embargo, entre éstas podemos destacar las siguientes:

La adicción al móvil. Este tipo de manía es muy común entre los más jóvenes, debido a su necesidad imperiosa de mantenerse conectados y enterados de todo lo que les rodea; en su mayoría, la forma más sencilla de mantenerse en línea es mediante un teléfono inteligente, razón por la cual se produce este problema.

Dingeing. Este trastorno recibe su nombre de la palabra en inglés bingeing. Esta adicción consiste en apretar de forma repetida el botón de encendido del móvil cuando se lleva un tiempo alejado del mismo. Las personas que padecen de esto, sienten ansiedad constante al estar desconectados por un tiempo, y aunque parezca absurdo, el hecho de presionar el botón de encendido, con el fin de verificar las notificaciones que puedan tener, les proporciona cierto alivio.

Depresión de equipaje.

Este trastorno consiste en que las personas generan una gran cantidad de ansiedad, e incluso pueden llegar a deprimirse, si no son capaces de revisar los mensajes que tienen acumulados. Estas personas al ver que les llega alguna notificación, ya sea de mensajería instantánea, o bien de correo electrónico, deben abrirla de forma casi inmediata; este trastorno, cuando llega a niveles críticos, interfiere de manera notable con el día a día de quien lo padece.

Divorcio digital.

que aunque puede no ser una adicción, es algo que ocurre de forma cotidiana, y que puede afectar las relaciones de pareja o de familia. Esta afectación consiste en estar en un mismo espacio, incluso puede ser compartiendo una comida, y ser completamente incapaces de mantenerse desconectados por ese periodo de tiempo; esto hace que la comunicación entre miembros de un grupo familiar, lo cual es indispensable para el buen desenvolvimiento en la sociedad, sea torpe, superficial, y en algunos casos inexistente.

Existen otro tipo de trastornos que están vinculados directamente al internet, más que a cualquier otra cosa, como lo pueden ser:

Existe una necesidad que tienen algunas personas de estar siempre en la red. Si tienen un teléfono inteligente, tienen que estar buscando algo en línea; en el trabajo deben tener acceso a internet, así sea para solo tener Google abierto. Cuando estas condiciones no se cumplen, la persona está estresada, malhumorada y también ansiosa, lo cual afecta de forma notoria su vida laboral y personal.

Sangre computarizada.

A pesar del nombre un tanto fantasioso, quienes tienen este trastorno suelen confundir su identidad web con la vida real lo que causa que vivan en un constante estado de ansiedad y frustración por las altas expectativas que se fijan en función de lo que consiguen en línea.

Estas manías o patrones de conducta han sido producidos por la enorme exposición que tienen las personas a la tecnología, permitiendo que en muchos casos los niños y jóvenes tengan acceso sin control a dispositivos y a Internet, terminando por ser, lejos d