Adicción a la comida

¿Que es la Adicción a la comida?

Cuando hablamos de Adicción a la comida, hablamos de una enfermedad  en la que el paciente no tiene control sobre la capacidad de comer diferentes alimentos. Científicamente la adicción a comer alimentos se agrupa en químicas dependencias de alimentos específicos o en alimentos en general. Después de comer alimentos salados, dulces o con exceso de grasa el cerebro de algunas personas desarrolla una ansiedad física por estos alimentos. Con el consumo de estos alimentos el pensamiento se distorsiona y lleva al paciente a consecuencias negativas y no deseadas, Aun y así no pueden dejar de consumir estos alimentos.

Tipos de adicciones a la comida

En las primeras etapas de las adicciones a los alimentos es moderada la pérdida del control. En este periodo las señales a observar serían pues habituales los considerados típicos  atracones de comida o una mayor cantidad de el volumen en la cantidad ingerida.

En este caso ningún comportamiento es sospechoso de algún desorden ya que pasa por un individuo/a que se entrega a un exceso ocasional.

En estas etapas el adicto ya puede empezar a sentirse culpable y comenzar a mentirse y aislarse sintiéndose culpable.  

En la etapa media en la mayoría de los casos el sobrepeso empezará a aumentar sin haberlo deseado. Es posible que se hayan hecho intentos de dietas que acabarán en un rebote y la posterior recuperación de los hábitos y el peso. Pueden empezar los problemas  donde se empieza acaparando alimento, ya sea tomando alimentos de otros, robando, y mintiendo.

Los síntomas de vergüenza o culpa son habituales en estas etapas, el descontrol sobre el peso y los hábitos es evidente y el adicto no reconoce el problema tan serio por el que está pasando, su idea de que algo tan normal como el comer, se le descontrole, no lo llega a entender y la frustración se hace evidente. En sus recuerdos pasan sensaciones de algunos buenos momentos obtenidos en dietas fugaces,  y puede que intenten una vez más alguna dieta que le han recomendado o a leido que es una maravilla.

El adicto “quiere querer parar”. y aun niegan que realmente tienen un problema con la comida.

En una etapa más avanzada la certeza sobre el descontrol sobre los alimentos es ya una realidad asumida, pero eso no implica que la vergüenza esté presente. La dieta es ya una opción descartada por su ineficacia, aunque muchos lo intentan aún y así incluso durante años. En muchos casos aunque se reconoce el problema no se manifiesta en las visitas con el médico o la dietista.

Además de la obesidad y los graves problemas que puede comportar, hay importantes consecuencias que pueden afectar psicológicamente, socialmente, económicamente, y problemas graves de salud como alteraciones en la presión arterial, diabetes, trastornos cardíacos, depresión, ansiedad, etc…

No es solo la misma adicción si no que muchas personas son adictas a la comida basura o chatarra,  

Tipos de comedores

Comedores Normales

Normalmente todo el mundo puede tener problemas de peso incluso obesidad si no tienen una dieta bien organizada, variada y hacen ejercicio para mantenerse en forma. No hay ningún problema si mantenemos una dieta equilibrada combinada con ejercicios y hábitos saludables. Básicamente en estos casos la fuerza de voluntad funciona y el comer no es un problema sino más bien un placer como debe ser.

Adicción a la comida emocional

El tipo de persona que se alimenta emocionalmente tienen frecuentemente problemas con el sobrepeso ya que se les hace difícil seguir una dieta con instrucciones para perder o aumentar peso.

Los trastornos alimentarios como anorexia, bulimia tienen un problema subyacente mental-emocional. Los consumidores emocionales suelen comer para atenuar, buscar placer, o calmar sentimientos. Unas buenas pautas para estos casos sería un plan de alimentación moderado y ejercicio, y la involucración en actividades

Adictos a los alimentos

Cuando se habla de la adicción a la comida causas y consecuencias estamos hablando de un problema muy serio ya que el adicto pierde el control sobre sus estímulos y se vuelven químicamente adictos a los alimentos. Esto quiere decir que su cuerpo procesa una respuesta diferente bioquimicamente a los consumidores normales. Muchas veces en el propio adicto hay una mayor disponibilidad a caer digamos en esa adicción especialmente en alimentos como el azúcar, la cafeína, la sal, harinas, trigo y excesos. Podríamos compararlo con adicciones a drogas, como la heroína, cocaína, o drogas con receta.  

Aunque pueda parecer exagerada la comparación. La respuesta y el estímulo químico de la dependencia las distorsiones y obsesiones mentales son muy parecidas, incluso existe la misma impotencia a controlar los antojos físicos y la misma negación a asumir que se tiene un problema. Por eso en esta sociedad tenemos tantos casos de adictos a la comida anónimos

Como superar la adicción a la comida

En la mayoría de las ocasiones si pretendemos superar una adicción a la comida, lo primero que se nos pasa por la cabeza es hacer una dieta. Está demostrado que una dieta por sí sola  no funciona. En estos casos uno de los métodos aconsejados es la abstinencia física en concreto la abstinencia a los alimentos de los que somos químicamente dependientes. Combinado con experiencias que ayuden a motivar un significado a sus vidas. En muchas ocasiones  estaremos hablando de que el paciente estará deprimido y con desmotivación por la vida en general. es ahí donde un trabajo continuo de ayuda y consejo motivacional por parte de profesionales también hará que el adicto recobre sus ánimos.  

En la mayoría de los casos muchos problemas de los adictos son similares a los comedores normales, pero en el tratamiento para el adicto se debe tratar su adicción. Hay un alto porcentaje de adictos que se recuperan favorablemente a largo plazo. Como decíamos si hacemos que el adicto suprima los alimentos más adictivos en cada caso, combinado con un trabajo psicológico y conductual pueden tener una vida mucho más saludable y enriquecedora.