Las Adicciones y todas sus Consecuencias

Las adicciones, con el paso del tiempo, se han vuelto un tema cada vez más preocupante, ya que en los últimos tiempos han surgido nuevos estímulos que pueden ser tanto o más peligrosos que la tradicional adicción a las drogas que todos tememos tanto.

Adicciones

¿Qué son las adicciones?

Primeramente, hay que definir ¿qué son las adicciones? Una adicción es considerada una enfermedad sistémica, siendo éstas aquellos padecimientos que no afectan una parte específica del cuerpo, sino que se extienden por todo el organismo. Las adicciones se consideran como sistémicas, debido a que en vez de afectar solo físicamente al consumidor, también lo afecta emocionalmente, sobre todo en sus relaciones interpersonales, lo que se podría considerar como un daño a un organismo completo; a su vez, también afecta otros ámbitos de la vida cotidiana como lo pueden ser el espiritual y el mental.

Adicciones enfermedad 

Las adicciones son enfermedades cerebrales que se caracterizan por un comportamiento compulsivo, el cual se caracteriza por una búsqueda patológica de alguna recompensa o alivio mediante la ingesta o uso de alguna sustancia, o alguna otra conducta; por una lucha permanente por la abstinencia absoluta; por el deseo imperioso de consumo o la realización de la conducta; por el desconocimiento de las consecuencias que traen consigo la propia conducta; traen consigo problemas emocionales, así como también dificultad en las relaciones interpersonales; por último, también traen consigo en muchos de los casos, cambios persistentes en la estructura y función del cerebro, los cuales suelen acarrear altos costos médicos, económicos y sociales.

Adicciones definición

Hay diversas formas de ver una adicción. Sin embargo, lo más cercano a una definición oficial viene dada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual establece que las adicciones son una enfermedad primaria, progresiva, incurable y mortal, que afecta a la persona física, mental, emocional y socialmente. Se considera primaria ya que necesita intervención médica casi inmediata, así como también ayuda de otras índoles; progresiva, ya que mientras no se trate, irá en aumento y empeorará cada vez más; de por vida, ya que un adicto debe permanecer, de cierta forma, en tratamiento por toda su vida, ya que está propenso a una recaída en cualquier momento; y por último, mortal, ya que lo más probable es que, de continuar con conductas y prácticas malsanas, esto conlleve a la muerte.

Otra pregunta muy solicitada, es sin duda el ¿por qué se producen las adicciones?. Lo cierto, es que la mayoría de las adicciones vienen dadas por una necesidad de algo; la necesidad de llenar un vacío en la vida, aunado con las ganas de experimentar algo diferente, que pueda traer consigo experiencias nuevas y excitantes.

Adicciones  ¿Porque se producen?

Entre la mayoría de los jóvenes, adicciones al cigarrillo o al alcohol, aunque leves, son muy comunes. Estos utilizan los estimulantes para sentirse bien, así como para experimentar algo nuevo. Existen muchos casos de personas jóvenes alrededor del mundo los cuales, para pertenecer a cierto grupo social, deciden incursionar en este mundillo, simplemente para tener algo en común con los demás, y compartir la experiencia particular.

Sin embargo, cabe destacar que las adicciones no son algo nuevo. Se cree que los distintos tipos de adicción vienen con nosotros desde los principios de la civilización. Incluso, se cree que algunos primates antecesores tenían cierto gusto particular por las frutas fermentadas, lo que podría explicar, evolutivamente, la tendencia al consumo del alcohol.

El conocer cuáles son los síntomas de una adicción es muy importante, tanto si temes que puedas ser adicto a cierta sustancia o conducta, o también si estás preocupado por algún ser querido que podría tener este problema.

Síntomas de una adicción

Uno de los síntomas más importantes es la aparición de lagunas mentales o pérdidas de memoria temporales; este síntoma es uno de los más frecuentes al inicio de una adicción.

Al sospechar de una adicción, los ligeros cambios en la conducta del individuo son los que nos darán las pistas necesarias para poder saber si existe un problema real o no. Como lo mencionamos anteriormente, una de las cosas por las que se caracteriza una adicción es por la impulsividad y la falta de control para evitar consumir esa sustancia, o realizar la conducta a la que se es adicto, por lo que será sencillo de notar que la persona no podrá evitar tener momentos compulsivos, en los que descuida cualquier otro aspecto de su vida para invertir un mayor tiempo y esfuerzo en su adicción. Otro de los síntomas más usuales son las frecuentes riñas con miembros de la familia o personas cercanas debido a la sustancia consumida, produciendo muchos cambios de humor drástico, así como irritabilidad y depresión, lo que de cierta forma puede empujar a la persona a repetir la conducta inicial, creando de esta forma un círculo vicioso.

Cuando estamos seguros que uno de nuestros familiares o algún ser querido está enfrentando un problema de adicción, es muy importante saber cómo actuar ante esto, debido a que podemos tener actitudes hacia esa persona que puedan ocasionar que la conducta que fomenta la adicción se acentúe aún más.

 

Tratamiento ante una adicción

Lo primero que debe hacerse, es en definitiva buscar ayuda profesional, debido a que estos nos ayudarán con los pasos que debemos seguir para brindar el apoyo necesario. Es impresionante el papel que juega la familia del afectado frente a una adicción. Es indudable que los implicados, madres, padres o adultos tienen en común querer mostrar su enfado y rechazo ante el consumo, y su deseo es provocar en el otro una movilización al cambio de comportamiento. Sin embargo, al estar frente a una adicción hay que saber que normalmente los resultados no son los deseados, lo que puede causar que conversaciones bastante importantes, terminan convirtiéndose en discusiones.

Definitivamente hay una serie de cosas que se deben evitar frente a una adicción.

  • Primero que todo, no se puede demostrar desesperación, ni ninguna actitud dramática. Aunque la situación a la que nos enfrentemos sea dura, desesperarnos no ayudará a nadie; al estar en esa situación,
  • No se puede culpar al adicto, ni actuar en extremo vigilantes con él, ya que si nos convertimos en sus perseguidores sentirá que amenazamos su libertad de cierta forma; una de las actitudes más importantes a tener en cuenta es no utilizar el castigo como la actitud escogida para evitar que se continúe consumiendo, lo mejor es la negociación mediante pactos.
  • Establecer normas acordadas, o los refuerzos positivos, estos producen mayores beneficios que el castigo únicamente.
  • No se debe discutir con una persona cuando se encuentra bajo los efectos de alguna adicción, en estas situaciones las decisiones que se tomen, y las palabras que se digan carecerán de valor. Discutir solo generará distanciamiento de la persona querida.

Adicciones comportamentales

Dentro de las llamadas nuevas adicciones podemos mencionar las adicciones comportamentales. Estas, se podría decir, que fueron recientemente reconocidas como adicciones. Anteriormente se les podría considerar como actitudes un tanto compulsivas, y en algunos casos incluso extrañas, pero en la actualidad son reconocidas como adicciones tanto como las demás, a pesar de tener la particularidad de que son adicciones sin sustancia a introducir en el organismo, es decir, son actitudes en las que el sujeto pierde el control sobre su comportamiento, interfiriendo en diferentes áreas de su vida, tanto profesional como personal. Estas adicciones entorpecen el desarrollo y el estilo de vida de una persona.

A pesar de no ser convencionales, las adicciones comportamentales poseen similitudes con las adicciones convencionales, como podría ser el cuadro en el que éstas se desarrollan. Las adicciones comportamentales tienen también criterios como la dependencia, tolerancia, que en este caso sería la necesidad progresiva de realizar la conducta, y también el síndrome de abstinencia. Sin embargo, hay que tener en cuenta que para una persona adicta, en el momento de padecer del síndrome de abstinencia, existen diversos factores químicos, los cuales hacen que pasar por éste sea mucho más complicado que para una persona que sea, por ejemplo, adicto al sexo.

Tipos de adicciones

Cabe destacar que en la actualidad, las personas adictas al sexo, a los videojuegos o incluso al celular abundan a nuestro alrededor. Algunos más notorios que otros, así como hay quienes pueden manejar mejor sus impulsos. Sin embargo, hay adicciones raras que pueden sorprender a muchos, ya que consideran este tipo de actividades sumamente insignificantes.

Un claro ejemplo de una adicción no convencional es la tanorexia, la cual representa una adicción a broncearse de forma constante; la vigorexia, la cual está considerada como un trastorno de percepción de la imagen corporal, también se le considera como una adicción a tonificar y desarrollar musculatura; la drunkorexia, la cual consiste en dejar de comer la mayor cantidad de alimentos posibles, con el fin de poder tomar mucho alcohol sin engordar; la potomanía, la cual es la adicción a tomar grandes cantidades de agua durante el día.

A pesar de que las adicciones mencionadas anteriormente puedan parecer absurdas, o incluso un poco graciosas, lo cierto es que éstas afectan a la salud de las personas, incluso cuando, en la mayoría de los casos, no existe una sustancia con componentes químicos específicos que puedan alterar el comportamiento de la persona;

la simple adicción en sí es un cambio en su comportamiento con el fin de satisfacer un impulso.

Es importante resaltar que las adicciones por ser extrañas, no son más ni menos dañinas que las adicciones más comunes. Problemas como el alcoholismo, a lo largo del mundo, ha ocasionado más muertes que la mayoría de las otras adicciones existentes. Otra de las adicciones más normales, es la adicción a la comida, en la cual de cierta forma, se busca llenar algún vacío emocional, o espiritual con la comida, trayendo consigo problemas a largo plazo como lo podría ser la obesidad mórbida.  Otras sustancias como el tabaco o los fármacos, en vez de buscar llenar un vacío más sustancial, lo que buscan es relajar la mente y el cuerpo. Se busca tener un estado mental agradable; huir de los problemas y conflictos; fijarse sólo en lo superficial, no ir a la causa del mal u origen del problema; ignorar la parte mental y psicológica.

Varias adicciones

Una de las adicciones que más afectan a los jóvenes es la adicción a las redes sociales. Existen personas que basan su vida en los “me gusta” que reciben en sitios como Facebook y Twitter. Estas personas suelen anhelar la aprobación de las personas, generalmente debido a una baja autoestima que no les permite sentirse bien consigo mismos si alguien no les resalta sus virtudes.

Sin embargo, a pesar de que las adicciones, por el mero concepto de la palabra, referencian algo malo, hay quienes pueden considerar la existencia de “adicciones buenas”. A pesar de no ser adicciones reales, ya que no cuentan con las características necesarias para serlo, se podría considerar a una persona como, por ejemplo, adicto a la música, o al arte, la cual es una actitud que no afecta la cotidianidad ni la salud de la persona.